Mejor mira esto: Maratón de cine mexicano en Netflix | moderbord

Mejor mira esto: Maratón de cine mexicano en Netflix

Mejor mira esto es una serie de textos quincenales dedicados a recomendar películas fuera de las tendencias y los algoritmos. Esta semana, lo dedicamos al Día del Cine Mexicano.

Si han seguido las anteriores entregas de Mejor mira esto, quizá intuyan que quien escribe no es muy fan de Netflix. Y no es que odie a la plataforma, pero es una realidad que, en sus mareas de estrenos semanales, nueve de cada 10 títulos son chatarra que habrás olvidado para el lunes siguiente.

Sin embargo, otra realidad incontrovertible es que, para bien o mal, sigue siendo la plataforma de streaming más popular de todas, o la que tienen 11 de cada 10 amigos míos. Lo cual es un dato crucial a la hora de promover mi querido cine mexicano, cotidianamente ninguneado por el público y los exhibidores (escribo sobre eso en este enlace, por si quieren saber más).

Y sí, para tal propósito, sigo abogando porque se suscriban a esa bella (y esencial) plataforma que es FilminLatino. Pero si lo primero es proponerles buenas películas mexicanas de fácil acceso para que se enamoren de nuestro cine, lo práctico es pasar por Netflix, para lo que hoy traemos tres recomendaciones que pueden disfrutar este 15 de agosto, Día del Cine Mexicano.

El club de los insomnes: ¿de qué va?

Ópera prima de Joseduardo Giordano y Sergio Goyri Jr. (sí, el hijo de ese Sergio Goyri… que podría no ser la mejor carta de presentación), se trata de una comedia dramática de un humor muy refinado, y perfecta demostración de que se pueden contar muy buenas historias a partir de contextos tan cotidianos como ir al Oxxo… o al Mini Stop, en este caso.

El club de los insomnes trata de Santiago (Leonardo Ortizgris), un hombre con una crisis marital que le quita el sueño; y Estela (Alejandra Ambrosi), una veterinaria tratando de decidir qué hacer sobre su repentino embarazo. El par de insomnes se reúnen con Danny (Cassandra Ciangherotti, de quien te volverás fan) en la tienda de conveniencia donde trabaja como cajera del turno nocturno, mientras ahorra para estudiar fotografía.

La película se resume al humor de sus anécdotas juntos, apoyándose el uno al otro, mientras lidian con sus crisis personales. Es sencilla pero de un encanto excéntrico, perfecta para desmentir a quienes piensen que el cine mexicano se reduce a películas de narcos y comedias baratas de Omar Chaparro.

Bellas de noche: ¿de qué va?

Este documental es otro contundente debut, ahora de la directora María José Cuevas, protagonizado por antiguas luminarias de los cabarets mexicanos y del llamado “cine de ficheras”: figuras como Lyn May, Olga Breeskin y Wanda Seux.

Bellas de noche, de hecho, toma su título prestado de la película homónima de 1975, también conocida como Las ficheras, que inauguró la tendencia de películas mexicanas bajas en presupuesto y altas en contenido sexual, satanizado sin piedad y convertido en un estigma que arrastra el cine nacional hasta nuestros días.

Lo que hace este documental es, desde la empatía, poner historias y corazones a esas figuras que, en nuestra cultura típicamente machista, han sido vistas como poco más que objetos de deseo. Nominada a cuatro Premios Ariel y galardonada en la categoría documental en el Festival de Morelia 2016, es una de las mejores propuestas del cine mexicano en Netflix.

Tiempo compartido: ¿de qué va?

Una de las tantas lecciones que nos ha dejado el cine de ficción, es el entendimiento de que hay muchas cosas a las que temer: lo desconocido, la oscuridad, asesinos seriales, el desamparo. Con Tiempo compartido, el director Sebastian Hofman plantea otro miedo: a la presión social para ser feliz, incondicionalmente y a cualquier costo.

En esta película, Luis Gerardo Méndez interpreta a un padre de familia que lleva a su esposa (otra vez Cassandra Ciangherotti) e hijo a unas vacaciones para superar una crisis familiar. Sin embargo, todo comienza a ir mal cuando descubre que los alojamientos fueron sobrevendidos y que tendrán que compartir cabaña con otra familia.

A medio camino entre el terror de Stanley Kubrick y los parajes surrealistas de David Lynch, Tiempo compartido presenta una pesadilla en la que se difuminan las fronteras entre la ironía, el humor ácido y la crítica social, con las aspiraciones de felicidad y bienestar deformadas en una secta siniestra.

¿Quieres más recomendaciones de cine mexicano en Netflix? Encuéntralas en este enlace.

Lee también: Mejor mira esto 12: Sweat

Autor
Este no es el droide que estás buscando. Editor de Filmelier.com y crítico de cine publicado por Empire, Revista Encuadres y el Festival de Cine de Los Cabos, entre otros.